¿Por qué nos encanta jugar al pádel?

Todo el mundo sabe el deporte es una actividad beneficiosa para nuestro cuerpo. Quemas grasas, dejas atrás una vida sedentaria y, si escoges bien, puedes llegar a pasar ratos muy entretenidos. Pero, ¿qué tiene el pádel en concreto que lo hace tan adictivo?


Para empezar, el pádel es un deporte apto para todos los públicos. No demanda una destreza o una coordinación elevada así como lo podrían requerir deportes como el fútbol. Con una raqueta, una bola y muchas ganas de entrenar, se pueden obtener grandes resultados y una importante mejora de juego en poco tiempo.



Además, el pádel es un deporte que se puede jugar tanto dentro del gimnasio como outdoors. De este modo, podrás disfrutar de un día soleado de primavera así como podrás resguardarte de la lluvia y del frío en invierno.


Este deporte de raqueta nos ayudará a fortalecer nuestras capacidades sociales ya que, además de mejorar nuestras habilidades de trabajo en equipo, permitirá que conozcamos a mucha gente entrenando o, quién sabe, ¡en algún torneo que se organice en el que te aventures a participar! Justamente esta faceta social desemboca a otro beneficio derivado del compromiso del deporte en parejas. El pádel te permitirá adoptar rutinas muy beneficiosas que te levantarán del sofá para hacer deporte, incluso esos días que te da más pereza, dado que te sabrá muy mal dejar a tu compañero o compañera de juego sola. Seguro que luego, cuando llegues a la pista, ¡no te arrepentirás de haber salido de casa!


Y, después de analizar las repercusiones positivas de hacer pádel para tu humor y tus lazos sociales, vamos a analizar exhaustivamente qué efectos tiene el pádel en nuestro organismo.


Por supuesto, positivos. El deporte de moda en los gimnasios tiene la capacidad de eliminar nuestro estrés. Una de las principales razones es que el hecho de quemar grasas y energía hará que lleguemos más cansados a casa y descansemos mucho mejor, mejorando así la calidad de nuestro sueño.


Además, al tratarse de un deporte aeróbico* fortalece nuestro corazón y nos mantiene más rejuvenecidos por dentro.


Y, evidentemente, ¡nos rejuvenece tanto por dentro como por fuera! El pádel tonifica nuestros músculos. Gracias a este fenómeno, además de estar más sanos, nos veremos mejor a nivel estético y nuestro autoestima también mejorará.


Por último, pero no menos importante, el pádel mejorará nuestra coordinación y reflejos. Se trata de un deporte que requiere de un esfuerzo cerebral además de físico. Con su práctica ponemos nuestro cuerpo en tensión y focallizamos toda nuestra atención en cada ángulo del campo, la pelota, los adversarios… ¡Todo un entrenamiento para nuestra agilidad mental!


Y, por si fuera poco, además de aportarnos una infinidad de beneficios que se sumarían a los ya mencionados, ¡es un deporte divertidísimo! Si ya lo has practicado, seguro que estás de acuerdo con nosotros. : “El pádel es la única droga cuya sobredosis no causa ningún mal”.

0 vistas

© 2017 by Padelator Playing Together S.L

c o n t a c t o : 644487106

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube